PRODUCTORES

La singularidad de un restaurante la marca en buena medida el territorio y en él, los proveedores son el nexo de unión a esas materias primas selectas provenientes de la agricultura y la pesca sostenibles.

Porque reivindicamos la sostenibilidad y la estacionalidad, nuestras mesas vienen marcadas por los productos de temporada y de cercanía. En Culler no hablamos solo de cocinar un entorno, sino de recuperarlo, en un diálogo constante con los productores y la permanente interacción con ellos.

Trabajamos con dos huertas, la ecológica de Adelina, un pequeño paraíso al lado del restaurante, y la Finca Los Cuervos de Teo, cerca de Santiago de Compostela, donde Santi Pérez perfecciona el producto hasta límites increíbles.

Promovemos la experimentación con ingredientes para ampliar la capacidad del comensal de sorprenderse, de captar diferencias... para ello, consideramos fundamental y apoyamos esta labor de investigación, indispensable para crear nuevas experiencias, al tiempo que se estrechan lazos con los proveedores, pues es precisamente el producto el eje que vertebra el universo creado por Culler.

No nos gustan las cartas estáticas y la aparición de nuevos productos es siempre un estímulo para modificarlas, completarlas con más argumentos y perseguir más sabores potenciados y elevados que no se borren de la memoria.